Demencia    Depresión    Enfermedad de Parkinson    Epilepsia    Esclerosis múltiple    Esquizofrenia    Ictus    Migraña    Trastornos de ansiedad  
  Trastorno bipolar    Trastorno de pánico    Trastornos del sueño  
 

Otros mapas del encéfalo
    Prosencéfalo
    Mesencéfalo
    Rombencéfalo
    Médula espinal
    Lóbulos
    Sistema límbico
    Sección coronal
    Vasculatura del cerebro

 

Depresión

Etiología

 Qué ocurre en el encéfalo
 Bioquímica
 Causas

Es importante tener en cuenta que muy pocos médicos aceptarían el hecho de que la depresión sea meramente un fenómeno bioquímico. Se cree que intervienen muchos otros factores; pueden intervenir factores biológicos y genéticos tanto como rasgos de la personalidad y las experiencias de vida. A esto se agrega una cantidad de teorías psicológicas sobre la etiología de la depresión. Quizés existe consenso sobre la depresión en los siguientes aspectos:

  • se trata de una enfermedad compleja
  • las causas no tienen explicación
  • no existe un tratamientoúnico que sea eficaz para todos los casos.

Qué ocurre en el encéfalo

Las áreas del encéfalo que intervienen en la depresión son el prosencéfalo prosencéfalo y el sistema límbico sistema límbico .

Es evidente que muchas estructuras del prosencéfalo intervienen en la depresión, aunque no hay certeza en cuanto a que los trastornos de estas áreas enceálicas causen depresión o simplemente se vean afectadas durante la evolución de la enfermedad. Las áreas del encéfalo comprometidas son los óbulos frontal frontal y temporal temporal del prosencéfalo, los núcleos basales núcleos basales y partes del sistema límbico, incluidos el hipocampo hipocampo, la amígdala y la Circunvolución del cuerpo calloso cuerpo calloso   . La corteza cerebral controla el pensamiento y probablemente las anomalías en esta parte del prosencéfalo sean los elementos causantes de los pensamientos negativos característicos de la depresión.

El hipotálamo y la glándula pituitaria también pueden tener una función importante en la depresión dado que intervienen en el control hormonal, y el aumento del nivel de determinadas hormonas puede tener un papel en el mantenimiento del estado depresivo.

Si el cuerpo está bajo estrés, se activa el eje hipotalámico-hipofisariosuprarrenal. El hipotálamo hipotálamo genera factor corticoliberina (CRF) que, teóricamente, desempeña un papel en la precipitación de determinadas formas de depresión. El CRF estimula la glándula pituitaria para que secrete hormona adrenocorticotropa que, a su vez, estimula las glándulas suprarrenales para que liberen cortisol.El cortisol actúa como depresor del estado del ánimo; aproximadamente el 50% de las personas que sufren depresión grave tiene el nivel de cortisol alto.

En el tronco encefálico tronco encefálico, los núcleos del rafe y el locus ceruleus intervienen en la transmisión de señales a otras partes del encéfalo y existe la posibilidad de que tengan relación con la depresión. El desequilibrio o la deficiencia de los neurotransmisores neurotransmisores serotonina, noradrenalina y dopamina tiene relación con la depresión, aunque puede ser una modificación en la función del receptor receptor y no la concentración del neurotransmisor lo que cause la depresión.

Bioquímica

La teoría de la monoamina indica que la depresión tiene su origen en una deficiencia de transmisión dependiente de la monoamina.Esta teoría se desarrolló durante la década del 50 a partir de la observación de que el tratamiento con el fármaco reserpina (ármaco antihipertensivo, ya inexistente en muchos países) podía causar depresión. Más adelante se descubrió que el mecanismo de acción de la reserpina consistía en quitar los neurotransmisores de la monoamina, como serotonina y noradrenalina, a las neuronas neuronas (Kaplan et al., 1994). Podría decirse que esta situación generaría la falta de monoaminas, con lo cual se impediría o disminuiría la neurotransmisión en las neuronas serotoninérgicas o noradrenérgicas. La aparición de los primeros fármacos antidepresivos y el descubrimiento de su mecanismo de acción apoyaron la teoría aun más.

  • Los antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos inhiben la recaptación de monoaminas de la sinapsis después de la transmisión. Afectan la recaptación de noradrenalina y serotonina con determinadas diferencias entre los diversos ATC con que cuenta el mercado.Por ejemplo, los agentes como clomipramina afectan la recaptación de serotonina en mayor medida que la de noradrenalina, los agentes como amitriptilina afectan la serotonina y la noradrenalina casi en la misma medida y otros ATC afectan la noradrenalina en mayor medida que la serotonina.
  • Los inhibidores de la monoaminoxidasa (IMAO) inhiben la monoaminoxidasa, una de las enzimas encargadas de descomponer la serotonina y la noradrenalina. Afectan el nivel tanto de noradrenalina como de serotonina.

La mayoría de los psiquiatras reconoce la presencia de alteraciones bioquímicas durante la depresión, y que tales alteraciones pueden verse impulsadas o modificadas por factores psicosociales. El equilibrio de tales factores en la persona pueden aportar las claves para controlar la depresión eficazmente por medio de una combinación de fármacos y terapia psicosocial.

El papel de la serotonina
En la depresión, los síntomas suelen comprometer funciones tales como el estado del ánimo y la conducta emocional, el sueño y la actividad hormonal, controladas por las neuronas serotoninégicas. Podríamos pensar que el trastorno de la actividad de la serotonina tiene un papel como causante de la depresión.

Autopsias de personas que se suicidaron muestran que el nivel de serotonina era más bajo que lo habitual en personas con depresión. Estas pruebas no son definitivas de ningún modo dado que, sin embargo, existe una cantidad de estudios similares que muestran hallazgos opuestos.

En la realidad, la prueba principal de que la serotonina interviene en la depresión deriva del hallazgo de que los fármacos que afectan la serotonina en forma selectiva son muy eficaces en el tratamiento de la enfermedad. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son antidepresivos eficaces que tienen un poderoso efecto inhibidor en la recaptación de serotonina, pero escaso efecto en la recaptación de otras monoaminas o en otros receptores de neurotransmisores.

No obstante, parece probable la intervención de la noradrenalina en la depresión. Desde el punto de vista anatómico, las neuronas serotoninérgicas y noradrenérgicas están estrechamente ligadas.Se ha indicado que la inhibición selectiva de la recaptación de serotonina opera, en parte, mediante un efecto de 'apos;reacción en cadena' también en la noradrenalina.

Icono de cámaraAverigüe acerca de serotonina

El papel de las respuestas del receptor

Existe un creciente interés en el posible papel que tienen las respuestas del receptor cambiadas en la depresión. Sin embargo, la depresión es más que una simple falta de neurotransmisores.

Regulación por incremento es un término que avala la hipótesis de que la depresión se pueda relacionar con un aumento global de la cantidad de receptores postsinápticos. Existe la teoría de que el efecto sería aumentar la cantidad de monoamina que se necesitaría para provocar una respuesta.

No fue fácil demostrar la regulación por incremento en pacientes deprimidos, pero existen pruebas de que el tratamiento con antidepresivos tiende a disminuir la cantidad de receptores; este efecto de los antidepresivos suele denominarse regulación del receptor a la baja. Actualmente el fenómeno está ampliamente documentado con respecto a ISRS, ATC e IMAO, y al tratamiento físico denominado terapia electroconvulsivante (TEC).

Como alternativa se indica que los antidepresivos produzcan un aumento de la sensibilidad de los receptores postsinápticos para que el menor nivel de los neurotransmisores genere una respuesta más próxima a la normalidad. Otra teoría indica que la depresión aumenta la sensibilidad de los autorreceptores presinápticos que liberan la liberación de monoamina a través de un mecanismo de retroalimentación. En consecuencia, se necesita liberar menor cantidad del neurotransmisor antes de que se 'interrumpa' la producción.

Causas

Factores que facilitan la depresión:

Predisposición

Precipitación

Mantenimiento

Experiencias de vida

Factores sociales

Tendencia familiar a la depresión

Pérdida de un ser querido

Falta de vivienda

Inseguridad

Pérdida del trabajo

Matrimonio infeliz

Dependencia

Enfermedad prolongada

Preocupaciones de índole económica

Fármacos

Fármacos



Causas posibles de depresión secundaria:

Otros trastornos psiquiátricos

Toxicomanía

Enfermedad clínica crónica, dolorosa o grave

Medica-mentos

Esquizofrenia

Alcoholismo

Cáncer

Antihiperten-sivos

Trastornos de ansiedad

Enfermedad de Parkinson enfermedad de parkinson

AINES antirreumá-ticos (por ej.,
aspirina)

Trastornos con la comida

Ictus

Cardiopatías

 

 

 

 

   Comentarios       Mapa del sitio        Ayuda        Página principal        Junta editorial