Demencia    Depresión    Enfermedad de Parkinson    Epilepsia    Esclerosis múltiple    Esquizofrenia    Ictus    Migraña    Trastornos de ansiedad  
  Trastorno bipolar    Trastorno de pánico    Trastornos del sueño  
 

Otros mapas del encéfalo
    Prosencéfalo
    Mesencéfalo
    Rombencéfalo
    Médula espinal
    Lóbulos
    Sistema límbico
    Sección coronal
    Vasculatura del cerebro

 

Depresión

Introducción

 Trastornos del estado del ánimo
 Trastornos del estado del ánimo unipolares frente a bipolares

La depresión es un trastorno del estado del ánimo que provoca perturbación emocional; si la persona está deprimida, o sufre una enfermedad depresiva, experimenta un cambio invasor y constante del estado del ánimo que le deja una sensación de tristeza, desvalorización y desamparo. Estos sentimientos pueden ser desencadenados por acontecimientos vividos, como la muerte de un ser querido, o por razones que no se pueden identificar. Sin tratamiento, los síntomas pueden durar semanas o, incluso, años, y hacer que la persona tenga una vida sin sentido ni esperanza.

Trastornos del estado del ánimo

También se denomina trastornos afectivos. Comprenden episodios de depresión, en los que el estado del ánimo está anormalmente bajo, y de manía, en los que el estado del ánimo está anormalmente alto. a grandes rasgos, estos trastornos se dividen en unipolares y bipolares. Casi todos los pacientes que tienen manía finalmente tienen también por lo menos un episodio de depresión. Los episodios de los trastornos del estado del ánimo son de duración variable, pero pueden perdurar muchos meses si no se los trata. Algunos pacientes sufren episodios recurrentes durante toda la vida..

Icono de cámaraAverigüe más sobre serotonina y trastornos del estado del ánimo

Trastornos del estado del ánimo unipolares frente a bipolares

Esto distingue las dos grandes clases de trastornos del estado del ánimo según la presencia o ausencia de episodios maníacos y depresivos:

  • trastorno del estado del ánimo unipolar, con episodios depresivos solamente

  • trastorno del estado del ánimo bipolar (depresión maníaca), con episodios depresivos y maníacos.

La depresión unipolar aparece a partir de la adolescencia; con picos de prevalencia que se ubican entre los 40-50 años y declinación gradual después de los 60 años.

El trastorno bipolar por lo general aparece antes que la depresión, y las mayoría de las personas tiene los primeros episodios maníacos o hipomaníacos hacia los 20 años.

Trastornos unipolares

No seríamos humanos ni no supiéramos cómo es estar triste, solo o infeliz alguna vez. Por lo general, tenemos razones evidentes para sentirnos de la manera en que nos sentimos, por ejemplo, con dolor o desilusión después de un hecho traumático.Nos recuperamos a lo largo de períodos variables, pero por lo general en algunas semanas. La depresión clínica es la situación que surge cuando estos sentimientos son tan profundos o prolongados en el tiempo que superan toda 'comprensión', pero parecen irracionales y desproporcionados respecto de las circunstancias del caso. El sentimiento de tristeza y el llanto pueden no ser el rasgo característico en estos casos, y aparecen otros síntomas psicológicos y físicos.La depresión clínica se diagnostica sobre la base de estos rasgos distintivos. Se estima que el 17% de la población sufre depresión en alguna etapa de la vida (Kaplan et al., 1994).

Trastornos bipolares

Estos trastornos se caracterizan por mostrar síntomas de estado del ánimo bajo (deprimido) y alto (maníaco), por lo general fluctuantes. Tomando como base la gravedad de los síntomas maníacos, el trastorno bipolar se clasifica, en el DSM-IV, en bipolar I para la manía grave, y bipolar II para los episodios maníacos más leves, o hipomanía. En ocasiones pueden aparecer episodios maníacos e hipomaníacos como resultado de un tratamiento antidepresivo; se trata de la manía /hipomanía provocada (bipolar III). El episodio maníaco tiene las siguientes características:

  • autoestima aumentada o sentimientos de grandeza

  • actividad laboral frenética y más exteriorización verbal

  • menos necesidad de dormir

  • fantasías o pensamientos acelerados, baja concentración conducta impulsiva hasta el punto de entrar en situación de peligro o descuido

Características de los episodios depresivos frente a maníacos

Episodios depresivos

Episodios maníacos

Estado del ánimo deprimido

Autoestima aumentada o sentimientos de grandeza

Menor interés o placer en casi todas las actividades

Actividad laboral frenética y más exteriorización verbal

Fatiga y pérdida de energía

Menos necesidad de dormir

Pensamientos de muerte recurrentes

Fantasías o pensamientos acelerados

Trastornos del apetito

 

 

 

 

   Comentarios       Mapa del sitio        Ayuda        Página principal        Junta editorial